Artilleros, Artilleros, marchemos siempre unidos siempre unidos de la Patria, de la Patria, de la Patria su nombre engrandecer, engrandecer. Y al oír, y al oír, y al oír del cañón el estampido, el estampido nos haga su sonido enardecer. España que nos mira siempre amante recuerda nuestra Historia Militar, Militar, que su nombre siempre suena más radiante a quien supo ponerla en un altar. Su recuerdo que conmueve con terneza, dice Patria, dice Gloria, dice Amor, y evocando su mágica grandeza, morir sabremos, por salvar su honor. Tremolemos muy alto el Estandarte, sus colores en la cumbre brillarán, y al pensar que con él está la muerte, nuestras almas con más ansia latirán. Como la madre que al niño le canta la canción de cuna que le dormirá, al arrullo de una oración santa en la tumba nuestra, flores crecerán. Marcharemos unidos, marcharemos dichosos seguros, contentos de nuestro valor, y cuando luchando a morir lleguemos, antes que rendidos, muertos con honor. Y alegres cantando el Himno glorioso de aquellos que ostentan noble cicatriz, terminemos siempre nuestro canto honroso con un viva Velarde y un viva Daoiz. Artilleros, Artilleros, marchemos siempre unidos siempre unidos de la Patria, de la Patria, de la Patria su nombre engrandecer, engrandecer. Y al oír, y al oír, y al oír del cañón el estampido, el estampido nos haga su sonido enardecer. Orgullosos al pensar en las hazañas realizadas con honor por nuestra grey, gritemos con el alma un viva España y sienta el corazón un ¡viva el Rey!
gadgets para blogger

domingo, 25 de noviembre de 2007

Cuartos de Banderas

Sobre la puerta de todos los cuarteles ha de aparecer escrito con grandes letras doradas, bien visible, para que pueda ser leido a distancia, este lema, que debe ser constantemente guía del soldado: TODO POR LA PATRIA.
En dichos edificios ondeará todfos los días la Banderra Nacional, desde la salida hasta la puesta del sol, izándose y arriéndose con los honores correspondientes, que rendirán las guardias de prevención.

En el denominado "cuarto de banderas" o "de estandartes" nadie permanecerá cubierto cuando esté allí la enseña del regimiento, como muestra de veneración, del debido respeto a lo que simboliza a la Patria y constituye para aquél lo más preciado, por ser, además, la representación de su honra y de su gloria.
Siempre que sea posible, el "cuarto de banderas" será independiente del cuarto del oficial de guardia, pero se hallará inmediato a éste y en comunicación directa para él para su mejor custodia. pues el "cuarto de banderas" tiene que ser como el guardajoyas del regiomiento, como un relicario, en el que se ha de guardar, además de la Bandera, el "cuadro de honor", con los nombres de todos los jefes, oficiales y soldados que, peleando bajo aquella bandera, dieron su vida por España; los recuerdos gloriosos de las campañas en que hayan tomado parte; los premios y galardones recibidos, y todo cuanto para el regimiento posea un gran valor, más que material, moral y afectivo.

Los cuarteles son los templos de la Patria y de poder rendir en ellos ferviente culto, al propio tiempo que al heroismo, a la justicia, al honor y a la disciplina, a sus mártires y a sus gñlorias pretéritas, para que todo buen español que penetre en un cuartel sienta fuertemente exaltado su patriotismo.
Burgos 13 de enero de 1937.- El General Jefe, Germán Gil Yuste.